Información

No hay floraciones en el peral de Bradford: razones por las que la pera de Bradford no florece

No hay floraciones en el peral de Bradford: razones por las que la pera de Bradford no florece


El peral de Bradford es un árbol ornamental conocido por sus brillantes hojas verdes de verano, su espectacular color otoñal y una abundante exhibición de flores blancas a principios de la primavera. Cuando no hay flores en los perales de Bradford, puede ser realmente frustrante. Siga leyendo para obtener más información sobre cómo hacer florecer una pera Bradford.

Por qué la pera de Bradford no florece

Un peral de Bradford no necesita otro árbol cercano para florecer. Por lo general, produce una profusa exhibición de flores, ya sea que esté sola o plantada en grupo. Ninguna floración en su peral Bradford podría ser un signo de enfermedad o problemas de cultivo de plantas.

Lo primero que hay que tener en cuenta sobre un peral de Bradford que no florece es que se necesitan aproximadamente 5 años de crecimiento para que el árbol esté lo suficientemente maduro para florecer. Esto es normal para muchos árboles ornamentales.

Otra razón por la que su pera Bradford no florece podría ser que no recibe suficiente luz solar. Una pera Bradford requiere pleno sol para funcionar. Plantéelo en un lugar donde no esté a la sombra de árboles o estructuras más altas.

La falta de floración en una pera Bradford también puede ser causada por agua insuficiente o suelo de muy mala calidad. Asegúrese de aplicar agua regular a la zona de la raíz. Esto es especialmente importante si el árbol es joven y no está completamente establecido. Fertilice su pera Bradford con un fertilizante con alto contenido de fosfato si la nutrición de su suelo no está a la altura.

La pera Bradford es un miembro de la familia de las rosas. Una enfermedad bacteriana común entre las especies de la familia de las rosas es el fuego bacteriano. El fuego bacteriano puede hacer que una pera Bradford no florezca. Los signos del fuego bacteriano son la muerte rápida de las hojas y ramas de tal manera que se ven ennegrecidas o quemadas. No existe cura. Para frenar la propagación de las enfermedades, corte las ramas de 15 a 30 cm (6 a 12 pulgadas) por debajo de la sección quemada y desinfecte las herramientas de poda. Cuide el árbol lo mejor posible.

La pera Bradford es un árbol fácil de cultivar. La clave para hacer florecer una pera Bradford es el cuidado y la paciencia adecuados. Sí, hay que tener paciencia y esperar las floraciones. Asegúrese de que reciba suficiente sol, agua y nutrición, y disfrutará de sus hermosas flores temporada tras temporada.

Este artículo se actualizó por última vez el


Una comparación de los perales de Bradford y Cleveland

Originario de Corea y Japón, el peral ornamental (Pyrus calleryana) es uno de los árboles ornamentales más favorecidos entre los propietarios de viviendas y los paisajistas por igual. La adaptabilidad, versatilidad y belleza del árbol durante todo el año contribuyen a su popularidad. La pera Bradford y la pera Cleveland son dos variedades de Pyrus calleryana. Aunque poseen muchas características similares, los pocos rasgos que difieren entre los dos son significativos.


Considerada de bajo mantenimiento, la selección de Cleveland crece en suelos arcillosos, arcillosos o de textura arenosa, con niveles de pH de muy ácido a muy alcalino, y es tolerante a la sequía. La pera tiene una buena tolerancia a la orilla del mar en las partes más suaves de sus zonas USDA y se destaca por su resistencia a la enfermedad del tizón del fuego, especialmente en las partes más frías de sus zonas. El árbol también es bastante resistente al hongo de la raíz del roble y al verticillium. El Urban Forest Ecosystems Institute califica la fuerza de la rama de la pera como media y su potencial de daño desde las raíces hasta las aceras o las tuberías subterráneas como moderado.

Cinco estados han incluido la selección de Cleveland como invasora, y el Jardín Botánico de Missouri advierte que no debe plantarse en absoluto en todo el Medio Oeste. Esta lista no es un problema si vive en otras partes del país fuera del Medio Oeste. Buenas alternativas para un árbol pequeño ornamental con flores llamativas incluyen la baya de servicio (Amelanchier arborea) para las zonas 4 a 9 del USDA o el cornejo en flor (Cornus florida) para las zonas 5 a 9 del USDA.


Eliminación de perales de Bradford

Si decide quitar el peral de Bradford y reemplazarlo por un peral que sea más fuerte y tenga frutos comestibles, puede hacer que el árbol lo retire de manera profesional por entre $ 500 y $ 1000. Sin embargo, debido a que las peras Bradford mantienen la mayor parte de su energía en sus brotes y raíces, existe la posibilidad de que el árbol vuelva a crecer. En tales casos, puede quitar el tocón con el árbol, o puede esperar a que el tocón se pudra pudriéndolo con productos químicos y cortándolo del suelo. También puede desenterrar las raíces y crear una zanja para nivelarlas y sacar el tocón como un proyecto de bricolaje. Sin embargo, tenga en cuenta que este es un proyecto que consume mucho tiempo y que puede diezmar una parte de su paisaje. Por lo tanto, puede ser más fácil eliminarlo profesionalmente con el árbol al mismo tiempo.


¿Qué es ese olor? Es la temida pera de Bradford

Si el peral de Bradford fuera una celebridad, sin duda estaría buscando un nuevo publicista.

Es bonito de ver, con sus flores primaverales de flores blancas hinchadas que contrastan con los colores carmesí del otoño. Y una vez fue el favorito de los planificadores de subdivisiones en todo Estados Unidos. Pero resulta que el árbol tiene todo un dosel de defectos (algunos de ellos de naturaleza sexual) que están impulsando su reputación, perdón por la metáfora adicional aquí, directamente en el suelo.

Entre ellos: su estructura frágil, sus maneras egoístas, su escaso cuidado personal y, seamos honestos, el hecho de que es terriblemente promiscuo. Además, y este es un defecto específico de la flora: ¡ni siquiera es de aquí!

Según The Washington Post, el árbol es una "pesadilla", "una bomba de tiempo ambiental" y "un merodeador ecológico destinado a continuar su propagación durante décadas". The New York Times simplemente lo llama "el árbol más despreciado".

Y eso ni siquiera se refiere al olor del árbol, que la mayoría de la gente en el mundo (excepto, es cierto, este escritor) encuentra ofensivo. Los que odian, los trolls y los periodistas sinceros dicen que huele a "semen y carne podrida", según The Times. O, como, "las cabinas privadas en un teatro para adultos", según alguien en Reddit.

O, como, "pescado ligeramente podrido". La última descripción es cortesía de Alex Beasley, el donante y gerente de relaciones públicas de Trees Atlanta, una organización sin fines de lucro en la capital de Georgia con la misión de "proteger y mejorar el bosque urbano de Atlanta".

Incluso a él no le gusta la pera Bradford.

"Personalmente, nunca escuché a nadie mencionar este aroma de árbol como agradable", dice Beasley. "Creo que es horrible".

Espera, ¿no son buenos los árboles?

De acuerdo, de acuerdo, entonces el árbol huele. Pero es un árbol. Nos da oxigeno. En este mundo terrible de evidente cambio climático (tormentas extremas, sequías e innumerables enfermedades asociadas), ¿no necesitamos todos los árboles que podamos conseguir? ¿No necesitamos más abrazadores de árboles y menos árboles? odiadores?

Bueno, sí, dicen Beasley (que también es arquitecto paisajista) y muchos otros arbolistas y ambientalistas. Pero los problemas con la pera Bradford son variados y variados.

Sus principales ofensas, además del olor, son que es invasivo en los Estados Unidos. Una versión de ella, la pera Callery, fue traída de Chinato, en el noroeste de Estados Unidos, a principios del siglo XX, en un esfuerzo liderado en parte por el botánico David Fairchild, conocido como "el tipo que ayudó a traer las flores de cerezo japonesas" a Washington DC

Se pensaba que el Callery era resistente al fuego bacteriano, una enfermedad bacteriana grave que afecta a otros perales. La idea era utilizar el Callery "como patrón sobre el que se pudieran injertar variedades de pera europea".

Avance rápido hasta 1960: los científicos especializados en árboles del Departamento de Agricultura de EE. UU. En Glenn Dale, Maryland, lanzaron al público la pera Bradford, una variedad de Callery. No importaba que no tuviera peras, a pesar de su nombre. "La gente se volvió loca", en el buen sentido, señaló The New York Times.

El árbol parecía perfecto para los suburbios de Estados Unidos: una forma de dosel agradable y ordenada, no demasiado grande, aparentemente con colores resistentes y llamativos en primavera y otoño. Se convirtió en algo común en los EE. UU., De norte a sur, de este a oeste.

"Al igual que un mirto de cresta es hoy en día, durante un tiempo este fue el árbol caliente que debían plantar los contratistas y constructores de viviendas", dice Beasley. "Se obtenía fácilmente, crecía rápidamente y era prácticamente indestructible". Todo estaba bien en el mundo.

¿Aquí para quedarse?

A través de los años y décadas, surgieron problemas con este peral. El olor era una cosa. Pero al madurar, las peras Bradford y su entrepierna en V de ramas se vuelven estructuralmente débiles. "Hemos estado limpiando los daños causados ​​por la tormenta" desde entonces, dice Beasley.

Sin embargo, una vez que el árbol echó raíces en América del Norte, no se iría a ninguna parte, en parte porque se propaga con mucha facilidad. Seis meses después de la floración, el Bradford ofrece racimos de bayas con semillas a las aves, que luego vuelan, eliminan las semillas y extienden el árbol a nuevos bosques.

Además, las peras Bradford son codiciosas, dicen los expertos en árboles. Sus raíces absorben el agua tan bien que se sabe que afectan negativamente a las plantas y árboles que las rodean.

"Si la gente supiera que cuando plantan uno de estos árboles, posiblemente hayan plantado otros cien, que tienen el poder de devastar los árboles de un bosque, del que dependen innumerables especies de vida silvestre", dice Beasley.

¿Es demasiado tarde para quejarse?

Las cualidades invasivas del árbol ciertamente se destacan, no se puede negar. Pero, para la perspectiva de un abogado del diablo, consideremos un contrapunto: el mundo ahora está lleno de especies invasoras, gracias en gran parte a lo que algunos sostienen que es la especie más invasora de todas: nosotros, Homo sapiens. A medida que conquistamos el mundo, hemos ayudado a difundir un número incalculable de vida vegetal y animal, que ha diezmado un número incalculable de especies anteriormente "nativas" en todo el mundo.

Con eso en mente, ¿llegará un momento en que la "invasividad" simplemente se convierta en "realidad"?

Beasley responde inequívocamente: La pelea aún continúa.

"Nunca replante con una especie invasora", dice. "Esto es tan malo como plantar hiedra inglesa intencionalmente en tu jardín. Estás condenando a tus vecinos por generaciones.

"Cuando existe la oportunidad de replantar para ayudar a reparar los daños pasados ​​a nuestro bosque urbano, ¿por qué no aprovecharla?" él pide. Cambie el mirto de crespón por un carpe nativo. Cambie el ciprés de Leyland por cedro rojo del este. Cambie una pera Bradford por un roble.

"Simplemente no sé cómo es legal vender plantas que sabemos que son invasoras", continúa. "[Prohibirlos] por la misma razón por la que ya no se puede fumar en los aviones: afecta negativamente a los demás. ¿Cómo podemos comprar una planta que es tan destructiva para nuestros bosques y causa millones (si no miles de millones) en remediación de impuestos?"

Es primavera. Las peras Bradford están floreciendo. La próxima vez que pase uno, respire hondo. Si no le gusta el olor, tápese la nariz y quizás se queje en línea. Y soñar despierto.

"Si tan solo tuviera un DeLorean", dice Beasley, haciendo referencia al automóvil que viaja en el tiempo en la franquicia de películas "Regreso al futuro". "Sí, borraría este árbol del paisaje americano".

Palabras fuertes. Pero no fuera de línea con la opinión popular. Si bien fue brevemente un miembro célebre del paisaje de la flora de los EE. UU., Ser un peral de Bradford en estos días realmente apesta.

El cornejo nativo, como la pera Bradford, florece con flores blancas en primavera. Pero se celebra, literalmente. Cada año, varias ciudades y pueblos celebran festivales en su honor.


Cultivares de peral sin pera

Hay varios cultivares de perales infructuosos disponibles comercialmente en los Estados Unidos. Bradford, Cleveland Select (Pyrus calleryana 'Cleveland Select') y Jack (Pyrus calleryana 'Jack') son resistentes en las zonas de rusticidad de las plantas del Departamento de Agricultura de EE. UU. 5 a 9. Los perales de Bradford producen flores blancas a principios de mayo. A medida que se acerca el otoño, las hojas se vuelven rojas, moradas, naranjas y amarillas.

Los perales de Bradford muestran la mayor resistencia al tizón de fuego, pero son más vulnerables al daño del viento, particularmente a medida que maduran. El peral de Cleveland produce más flores que la mayoría de los perales infructuosos. Su follaje verde se vuelve púrpura rojizo en el otoño y tiene una estructura de ramas fuerte que resiste el daño del viento.

Jack madura a la mitad del tamaño de otros cultivares de peras infructuosos, lo que lo hace ideal para plantaciones cerca de líneas eléctricas. También es muy resistente al tizón de fuego. Redspire (Pyrus calleryana 'Redspire') es otro cultivar popular de peral infructuoso que es resistente en las zonas de rusticidad de plantas del USDA 5 a 8. Sus flores blancas aparecen en la primavera y dan paso al follaje anaranjado y amarillo en el otoño.


Flores y hojas

Tanto la pera de Bradford como la de Cleveland florecen abundantemente a principios de la primavera. Las flores blancas son vistosas, pero su olor puede resultar bastante desagradable. Cleveland tiende a florecer más que Bradford. Cada árbol tiene hojas brillantes de color verde oscuro que producen una magnífica sombra en el verano. Ambos árboles proporcionan los colores de las hojas otoñales de rojo, naranja y morado, pero el Bradford es el artista otoñal más vibrante de los dos.

  • La pera Bradford tiene defectos genéticos en términos de estructura de ramas.
  • Los ángulos entre las ramas y el tronco de Bradford son demasiado estrechos.

Ver el vídeo: cultivo de la pera