Nuevo

Información sobre los amarillos de vid: ¿existe algún tratamiento para los amarillos de vid?

Información sobre los amarillos de vid: ¿existe algún tratamiento para los amarillos de vid?


Por: Jackie Carroll

Cultivar uvas es un trabajo de amor, pero termina en frustración cuando, a pesar de tus mejores esfuerzos, las vides amarillean y mueren. En este artículo, aprenderá a identificar y tratar la enfermedad del amarillo de la vid.

¿Qué son los amarillos de vid?

Varios problemas hacen que las hojas de la vid se vuelvan amarillas y algunos de ellos son reversibles. Este artículo trata sobre un grupo específico de enfermedades llamadas amarillos de vid. Es fatal, pero es posible que pueda detenerlo antes de que se extienda por su viñedo.

Pequeños microorganismos llamados fitoplasmas causan el amarillo de la vid. Estas pequeñas bacterias como criaturas carecen de una pared celular y solo pueden existir dentro de una célula vegetal. Cuando las chicharritas y las chicharritas comen una hoja de parra infectada, el organismo se mezcla con la saliva del insecto. La próxima vez que el insecto muerda una hoja de parra, transmite la infección.

Información adicional sobre los amarillos de vid

La enfermedad del amarillo de la vid causa síntomas muy específicos que no tendrá problemas para identificar:

  • Las hojas de las plantas infectadas se hunden de tal manera que adquieren una forma triangular.
  • Las puntas de los disparos mueren.
  • La fruta en desarrollo se vuelve marrón y se arruga.
  • Las hojas pueden amarillear. Esto es especialmente cierto en las variedades de colores claros.
  • Las hojas se vuelven correosas y se rompen fácilmente.

Es posible que solo vea estos síntomas en un brote, pero dentro de tres años toda la vid mostrará síntomas y morirá. Es mejor eliminar las enredaderas infectadas para que no se conviertan en una fuente de infección para los insectos que se alimentan.

Aunque puede identificar fácilmente los síntomas, la enfermedad solo puede confirmarse mediante pruebas de laboratorio. Si desea confirmar el diagnóstico, su agente de Extensión Cooperativa puede indicarle dónde enviar el material vegetal para su análisis.

Tratamiento para los amarillos de vid

No existe un tratamiento para los amarillos de vid que revertirá o curará la enfermedad. En cambio, concentre su atención en prevenir la propagación de la enfermedad. Empiece por deshacerse de los insectos que transmiten la enfermedad: saltahojas y chicharritas.

Las mariquitas, las avispas parásitas y las crisopas verdes son enemigos naturales que pueden ayudarte a mantenerlas bajo control. Puede encontrar insecticidas etiquetados para usar contra los chicharritas y los chicharritas en un centro de jardinería, pero tenga en cuenta que los insecticidas también reducirán la cantidad de insectos beneficiosos. Cualquiera que sea el método que elija, nunca podrá eliminar por completo los insectos.

El fitoplasma responsable de la enfermedad del amarillo de la vid tiene muchos huéspedes alternativos, incluidos árboles de madera dura, árboles frutales, enredaderas y malezas. Es posible que los huéspedes alternativos no presenten ningún síntoma. Es mejor plantar vides al menos a 100 pies de un área boscosa y mantener el sitio libre de malezas.

Este artículo se actualizó por última vez el


¡Las hojas de parra se vuelven marrones!

¡Mis hojas de parra se están poniendo marrones! Esta fue una vid muy descuidada. Lo poda a principios de febrero y parecía estar creciendo bien. Hasta que, de repente, las hojas empezaron a verse terribles. ¿Alguna idea sobre qué es esto y cómo combatirlo?
¡Gracias por adelantado!

Creo que es una enfermedad, tal vez un hongo, pero para estar seguro, llevaría algunas muestras (bolsas bien selladas con cierre hermético) a una oficina de extensión o al departamento de agricultura, si hay alguna local para usted.

¡Muchas gracias! Tenía miedo de eso :(. Ya perdí un albaricoquero debido a lo que creo que es el fuego bacteriano. Este es el único aspecto de la jardinería del que no tenía idea, o lo difícil que puede ser lidiar con él.

¿Sabes cuánto puede costar algo así?

Consultar con cualquiera de los lugares que sugerí, o incluso con un vivero de renombre es gratis.

Pueden sugerir posibles tratamientos, y estos costarán algo.
A menudo, el tratamiento puede incluir mejorar la salud de la planta con fertilizante (pequeño costo, gran beneficio), riego por remojo profundo (cuesta algo de tiempo y algo de agua) y poda específica para la planta (sin costo, a menos que contrate a un especialista, pero cualquiera puede aprender el momento y la técnica para podar varias plantas), y el momento de realizar estas cosas para minimizar los problemas de enfermedades o insectos.

También puede haber algunos aerosoles que se pueden usar en el momento adecuado para evitar que esto suceda el próximo año. El aerosol puede ser costoso o barato, o puede haber remedios caseros simples que podrían funcionar. Depende de cuál sea el problema real.

¿Alguna vez averiguaste qué era esto?

A mí no me parece una enfermedad. Las dos enfermedades foliares más comunes en las uvas son el mildiú velloso en climas fríos y húmedos y el mildiú polvoriento en climas cálidos y secos, pero ninguna de las dos enfermedades se ve así.

¿Ha aplicado algo de aceite a base de hojas en un día caluroso y soleado? o incluso salpicaduras de agua?

¿Qué tal si aplicamos herbicidas en las proximidades o en el suelo alrededor de las uvas? Arizona se pone muy caliente a veces. podría ser una quemadura de sol?

Este mensaje fue editado el 19 de julio de 2013 a las 7:38 a.m.


¿Qué es la enfermedad de los amarillos de la vid: razones por las que las hojas de la vid se vuelven amarillas? - jardín

G.P. Martelli

Aunque hasta ahora se han recuperado seis viroides de las vides (ver Tabla 3), (Sano et al., 1985 Flores et al., 1985 Semancik, Rivera-Bustamante y Goheen, 1987 Rezaian, Koltunow y Krake, 1988 Puchta, Ramm y Sanger , 1989 Semancik y Szychowski, 1990), no se sabe que cuatro induzcan enfermedades. Estos viroides, es decir, el viroide del achaparramiento del lúpulo (HSVd), el viroide exocortis cítrico (CEVd), el viroide australiano de la vid (AGVd) y el viroide de la vid - pepino (GVd-c), se han encontrado en vides sin síntomas o con síntomas de diferentes virus y / o enfermedades similares a virus. La única enfermedad para la que se ha establecido razonablemente una etiología viroidea es la enfermedad del moteado amarillo.

Los agentes causales de la enfermedad del moteado amarillo son los viroides 1 y 2 del moteado amarillo de vid (GYSVd-1 y GYSVd-2), viroides con longitudes de cadena de 367 y 363 nucleótidos, respectivamente (Koltunow y Rezaian, 1989).

DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA

GYSVds puede tener una distribución mundial. Se han encontrado en cepas originarias de muchos países diferentes de todos los continentes (Semancik, Rivera-Bustamante y Goheen, 1987 Szychowski, Goheen y Semancik, 1988 Minafra, Martelli y Savino, 1990).

No se conocen huéspedes naturales distintos de las especies de Vitis.

El moteado amarillo es una enfermedad esquiva cuya expresión externa está condicionada por factores climáticos y posiblemente varietales. Los síntomas, cuando se muestran, consisten en unas pocas a muchas manchas diminutas de color amarillo cromo o motas esparcidas sobre parte o toda la superficie de la hoja (Figuras 104 y 105) o que se acumulan a lo largo de las venas principales para dar un patrón de bandas de venas (Figura 106).

Las bandas de venas inducidas por GYSVd son muy similares, si no idénticas, a los síntomas de una enfermedad también conocida con el nombre de bandas de venas (Figura 107), que durante mucho tiempo se ha considerado parte del complejo de degeneración de hojas de abanico (Goheen y Hewitt, 1962). ). Aunque las bandas de venas pueden aparecer en las vides libres de GFLV, se asocia más a menudo con infecciones por GFLV. De hecho, se ha sugerido que la presencia de GFLV mejora la expresión de GYSVd en forma de patrones de bandas de venas (Krake y Woodham, 1983). Se puede producir una mejora similar en las vides infectadas simultáneamente por el virus del mosaico del cromo de la vid (Figura 108). A diferencia de las decoloraciones amarillas inducidas por GFLV, los síntomas de la mota amarilla aparecen en pleno verano en un número limitado de hojas maduras, y persisten durante el resto de la temporada vegetativa. Los síntomas de las motas amarillas también pueden aparecer al mismo tiempo que los síntomas de otras enfermedades como como, por ejemplo, enrollamiento de hojas (Figura 109).

No se conoce ningún vector. La diseminación natural tiene lugar por inoculación mecánica a través de herramientas de corte contaminadas en la superficie durante las operaciones de manejo (poda y propagación) por transmisión de injerto: y por distribución de material de propagación infectado. La ausencia de síntomas en la mayoría de las variedades de vástagos europeos y en todos los portainjertos estadounidenses facilita enormemente la diseminación involuntaria de viroides, lo que hace que la dispersión de viroides sea prácticamente imposible de prevenir. Ninguno de los viroides de la vid es transmitido por semillas.

La detección se basa en la observación de síntomas de campo. Es mejor realizar una búsqueda de síntomas (especialmente bandas de venas) a fines del verano. Para la detección de enfermedades en lugares donde los síntomas no se desarrollan en condiciones de campo, se puede utilizar un procedimiento de indexación de venta. Los esquejes de vid recién recolectados o almacenados en frío se colocan en una cámara de crecimiento a 32 ° C bajo iluminación continua (tubos fluorescentes y bombillas incandescentes que dan 10000 lux a nivel de vegetación) y se dejan enraizar y crecer durante cuatro semanas (Mink y Parsons, 1975). Se desarrollan manchas cloróticas translúcidas a lo largo de las venas principales y los tejidos interveinales de las vides infectadas con GYSVd de 10 a 20 días después de que comienza el crecimiento.

IDENTIFICACIÓN
Indexación por transmisión de injerto

Los indicadores del moteado amarillo son los cultivares europeos Mataro y Mission. Los síntomas son como los que se observan en las vides infectadas naturalmente en el campo, pero son igualmente irregulares. En la mayoría de las condiciones de indexación, las respuestas de los indicadores no son fiables. Si los esquejes de LN 33 inoculados en virutas se colocan inmediatamente en una cámara de crecimiento a 32 ° C durante tres semanas, luego se transfieren a un ambiente más fresco (10 a 20 ° C) bajo iluminación continua a 10000 lux, pueden desarrollar un color amarillo. manchas foliares de verde a amarillo cromo en algunas hojas, que a veces dan un patrón de bandas de venas.

Transmisión a huéspedes herbáceos
Se informó que CYSVd-1 es transmisible mecánicamente al pepino cv. Suyo, que infecta sin síntomas (Semancik, Rivera-Bustamante y Goheen, 1987). Otros viroides de la vid son patógenos para el tomate cv. Rutgers (HSVd, AGVd y CEVd), pepino (HSVd, AGVd, GVd-c) y Gynurnaur aurantiaca (CEVd), en los que inducen síntomas visibles.

Electroforesis en gel de poliacrilamida (PAGE) Los bioensayos no son fiables, por lo que PAGE se utiliza para la detección e identificación tentativa de GYSVds y otros viroides de la vid. Los procedimientos de extracción, concentración y electroforesis se indican en la Parte 111. La identificación se realiza sobre la base de la movilidad electroforética en comparación con la de los viroides de referencia de tamaño conocido (por ejemplo, HSVd y CEVd).

Hibridación molecular
Se han elaborado sondas moleculares para los viroides de la vid y han resultado útiles para la identificación específica (Rezaian, Koltunow y Krake, 1988 Semuncik y Szychowski, 1990).

El tratamiento térmico no libera los explantes de vid de las manchas amarillas. El saneamiento se obtiene regenerando plántulas a partir de ápices de brotes fragmentados cultivados in vitro a temperaturas entre 20 ° C (noche) y 27 ° C (día) (Barlass et al., 1982) o cultivando puntas de brotes de 0,1 a 0,2 mm de largo a 25 a 27 ° C. Este último método también elimina HSVd (Duran-Vila. Juárez y Arregui, 1989).

Barlass, M., Skene, K.G.M., Woodham, R.C. Y Krake, R.L. 1982. Regeneración de vides libres de virus mediante cultivo apical in vitro. Ana. Apl. Biol. 101: 291-295.

Duran-Vila, N., Juárez, J. y Arregui, J.M. 1988. Producción de vides libres de viroides mediante cultivo de punta de brote. Soy. J. Enol. Vitic., 39: 217-220.

Flores, R., Duran-Vila, N., Pallas, V. y Semancik, J.S. 1985. Detección de ARN viroide y similar a viroide de la vid. J. Gen. Virol., 66: 20952102.

Goheen, A.C. y Hewitt, W.B. 1962. Vein banding, una nueva enfermedad viral de la vid. Soy. J. Enol. Vitic., 13: 73-77.

Koltunow, A.M. Y Rezaian, M.A. 1989. El viroide 1 B. de la vid, un nuevo miembro del grupo de viroides de la piel de la cicatriz de la manzana, contiene la región terminal izquierda del viroide macho de la planta de tomate. Virología, 170: 575-575.

Krake, R.L. y Woodham, R.C. 1983. Agente moteado amarillo de vid implicado en la etiología de la enfermedad de las bandas venosas. Vitis, 22: 40-50.

Minafra, A., Martelli, G.P. Y Savino, V. 1990. Viroides de la vid en Italia. Vitis, 29: 173-182.

Visón, G.l. Y Parsons, J.L. 1975. Procedimientos de indexación rápida para detectar la enfermedad del moteado amarillo en la vid. Plant Dis. Rep. 59: 869-872.

Puchta, H., Ramm, K. y Sanger, H.L. 1988. Secuencia de nucleótidos de un aislado de viroide de acrobacia del lúpulo de la variedad de vid alemana "Riesling". Nucl. Acicts Res., 16: 2730.

Rezaian, M.A., Koltunow, A.M. Y Krake, L.R. 1988. Aislamiento de tres viroides y un ARN circular de vid. J. Gen. Virol., 69: 413422.

Sano, T., Uyeda, I., Shikata, E., Meshi, T., Ohno, T. y Okado, Y. 1985. Un ARN similar a un viroide aislado de la vid tiene una alta homología de secuencia con el viroide del truco del lúpulo. J. Gen. Virol., 66: 333338.

Semancik, J.S., Rivera-Bustamante, R. y Goheen, A.C. 1987. Ocurrencia generalizada de ARN de tipo viroide en la vid. Soy. J. Enol. Vitic., 38: 35-40.

Semancik, J.S. Y Szychowski, J.A. 1990. Propiedades comparativas de viroides de origen vid aislados de vides y hospedadores alternos. Proc. Décimo encuentro. ICVG, Volos, Creece, 1990, pág. 270-278.

Szychowski, J., Goheen, A.C. y Semancik, J.S. 1988. Transmisión mecánica y reservorios de portainjertos como factores en la distribución generalizada de viroides en la vid. Soy. J. Enol. Vitic., 39: 213-216.

Taylor, R.H. y Woodham, R.C. 1972. Moteado amarillo de la vid: una enfermedad de Vitis transmisible por injerto recientemente reconocida. Aust. J. Agric. Res., 23: 447-452.

Resumen: detección de manchas amarillas

TRANSMISIÓN DE INJERTO
Indicadores

Vitis vinifera cv. Misión o LN 33
No plantas / ensayo
3-5 esquejes enraizados
Inóculo
Astillas de madera, yemas individuales
Temperatura
32 ° C durante 3 semanas, luego 1 8-20 ° C (cámara de crecimiento). Sobre
25 ° C en campo abierto
Síntomas
En LN 33, manchas de color amarillo verdoso a amarillo cromo y / o bandas de venas
En Mission, motas amarillas y / o bandas de venas

OTRAS PRUEBAS
Electroforesis secuencial (sPAGE)
Hibridación molecular

G.P. Martelli

AGENTE CAUSAL

Se desconoce el agente causal.

DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA

Aunque se sabe que se presenta en Italia desde principios de siglo (Graniti, Martelli y Lamberti, 1966), la enfermedad de la enación fue reconocida como un trastorno específico por Hewitt (1954) en California. Ocurre en la mayoría de los países europeos, Israel, Estados Unidos, Venezuela, Sudáfrica, Nueva Zelanda y Australia.

No se conoce ningún host alternativo.

Los síntomas de campo incluyen brotación tardía, crecimiento lento y tupido de los brotes en las etapas iniciales de la vegetación y presencia de excrecencias laminares o en forma de copa (enations) en la parte inferior de las ocho a diez hojas en la base del brote (Figuras 110 y 111). Las hojas con enations están deformadas y profundamente laciniadas, y los brotes se deforman de diversas maneras y, a veces, se agrietan en los entrenudos basales. Los síntomas son erráticos y no se repiten todos los años en las mismas vides.

No se conoce ningún vector. La propagación se produce a través de material propagativo, que perpetúa la enfermedad.

Las enredaderas fuertemente sintomáticas se detectan fácilmente en el campo, incluso a distancia, en las primeras etapas de la vegetación, debido al crecimiento tupido y compacto. Estas enredaderas suelen tener destacadas enciones foliares que hacen que la enfermedad sea notoria. La búsqueda de síntomas en verano no es aconsejable porque las vides retoman su crecimiento y vigor normales y las hojas engendradas se caen prematuramente.

El único método disponible es la transmisión por injerto al indicador LN 33 (Martelli et al., 1966). Sin embargo, la indexación es muy insatisfactoria. La aparición de los síntomas es lenta (puede tardar hasta tres años) y ocurre a un ritmo que rara vez supera el 20 por ciento. Los síntomas consisten en el desarrollo de enations en la parte inferior de algunas hojas del indicador (Figura 112). Los síntomas deben leerse cuando los brotes miden de 15 a 20 cm de largo, ya que en verano ya no se producen enciones y tienden a desaparecer de las hojas que las portan.

No hay información disponible.

Graniti, A., Martelli, G.P. Y Lamberti, F. 1966. Enfermedad de Enation de la vid en Italia. Proc. En t. Conf: Virus Vector Perennial Hosts y Vitis, 1965, p. 293-306. Div. Agric. Sci .. Univ. California, Davis.

Hewitt, W.B. 1954. Algunos virus y enfermedades similares a virus de la vid. Calif: Dept. Agric. Bol., 39: 47-64.

Martelli G.P., Graniti, A., Lamberti, F. y Quacquarelli, A. 1966. Trasmissione perinnesto della malattia delle enazioni. Phytopathol. Mediterr., 5: 122-124.

Resumen: detección de enation

TRANSMISIÓN DE INJERTO
Indicadores

LN 33 o Vitis vinifera CV.
Italia
No plantas / ensayo
3-5 esquejes enraizados
Inóculo
Brotes individuales, brotes
Temperatura
Fieid condiciones
Síntomas
Etaciones y deformación foliar 1-3 años después del injerto.

G.P. Martelli

AGENTE CAUSAL

Se desconoce el agente causal de la necrosis venosa.

DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA

La enfermedad fue identificada por primera vez en Francia por Legin y Vuittenez (1973). Ahora se registra en la mayoría de los países europeos y mediterráneos, donde a menudo tiene un alto nivel de incidencia (Credi, Babini y Canova, 1985 Savino, Boscia y Martelli, 1985), y es probable que tenga una distribución mucho más amplia.

No se conocen hosts alternativos.

No hay síntomas de campo. La enfermedad está latente en todos los cultivares de vid europeos y en la mayoría de las especies de portainjertos e híbridos estadounidenses.

No se conoce ningún vector. La propagación se produce a través de material de propagación infectado.

No es posible la detección en el campo debido a la ausencia de síntomas en las cepas afectadas.

El injerto se realiza para Vitis rupestris x Vitis berlandieri 110 R. Los síntomas consisten en necrosis de las vetillas en la parte inferior de la lámina de la hoja (Figura 113). Las reacciones necróticas se desarrollan primero en las hojas en la base de los brotes y luego, a medida que crecen los brotes, en las hojas más jóvenes. Con el tiempo, también aparecen manchas necróticas en la parte superior del limbo. Las cepas severas pueden inducir la necrosis de los zarcillos y la muerte regresiva de los brotes verdes. Se produce un cese casi completo del crecimiento y el indicador puede morir. En el campo o en invernadero, los síntomas aparecen de seis a ocho semanas después de la inoculación, pero las cepas leves pueden inducir reacciones positivas el año después del injerto. Los síntomas se muestran claramente, persisten durante toda la temporada vegetativa y se registran fácilmente. La lectura de los síntomas debe realizarse de ocho a diez semanas después de la inoculación.

El tratamiento térmico a 38 ° C durante no menos de 60 días, la remoción y el enraizamiento bajo la niebla de las puntas de los brotes de 0,5 cm de largo elimina la enfermedad de aproximadamente el 65 por ciento de los explantes (Saving, Boscia y Martelli, 1985).

Credi, R., Babini, A.R. Y Canova, A. 1985. Aparición de necrosis de las venas de la vid en la región de Emilia-Romagna (norte de Italia). Phytopathol. Mediterr., 24: 17-23.

Legin, R. y Vuittenez, A. 1973. Comparaison des symptfmes et transmisión par greffage d'un mosaico nervaire de Vitis vinifera, de la marbrure de V. rupestris et d'une afecto necrotique de l'hybride Rup-Ber 110 R. Rile. Patol. Veg., 9 (supl.): 57-63.

Savino, V., Boscia, D. y Martelli, G.P. 1985. Incidencia de algunas enfermedades víricas de la vid que se transmiten por injerto en cepas seleccionadas visualmente y tratadas térmicamente del sur de Italia. Phytopathol. Mediterr., 24: 204-207.

Resumen: detección de necrosis venosa

TRANSMISIÓN DE INJERTO
Indicador

American Vitis híbrido 110 R
No plantas / ensayo
3-5 esquejes enraizados
Inóculo
Astillas de madera, cogollos individuales, palitos de cogollos, puntas de brotes
Temperatura
26 ° C (injerto verde)
Síntomas
Necrosis de las venas, retraso del crecimiento y necrosis de las puntas de los brotes

G.P. Martelli

Estas enfermedades son causadas por agentes etiológicos indeterminados pero posiblemente distintos (Woodham y Krake, 1983). Se tratan juntos aquí con fines prácticos debido a la similitud de sus síntomas.

Se desconocen los agentes causales. Se sugirió una etiología viroide para el moteado de verano debido a la influencia de las altas temperaturas en la expresión de los síntomas (Woodham y Krake, 1983).

DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA

El mosaico de vetas, identificado por primera vez en Francia (Legin y Vuittenez, 1973), está muy extendido en Europa y el Mediterráneo. El moteado de verano se registró en Australia (Krake y Woodham, 1978), pero no se sabe si está restringido o no a ese país.

No se conocen hosts alternativos.

El mosaico de las venas es una enfermedad semi-latente, ya que no aparece de manera constante en las vides afectadas, independientemente de que sean variedades de vástago europeas o portainjertos estadounidenses. Los síntomas característicos consisten en decoloraciones de color verde pálido de los tejidos adyacentes a las venas principales, que producen un efecto de plumas o bandas (Figuras 114 y 115). El tamaño y el vigor de las vides pueden verse afectados negativamente. Los síntomas foliares inducidos por el moteado de verano son muy similares. Los síntomas de ambas enfermedades aparecen en verano y persisten durante el otoño, a veces pueden ser más evidentes en las vides cultivadas en invernadero que en el campo.

No se conoce ningún vector. La propagación se produce a través de material de propagación infectado.

La detección de campo del mosaico de las venas no siempre es posible debido a la semilatencia de la enfermedad. Además, cuando se muestran, los síntomas pueden escapar a la observación debido a su suavidad y distribución irregular en las vides.

El principal indicador del mosaico de las nervaduras es Vitis riparia Gloire de Montpellier, que reacciona con manchas cloróticas y mosaico verde a lo largo de las nervaduras (Figura 116), malformaciones del limbo foliar y necrosis ocasional. En condiciones de invernadero, los síntomas aparecen de cuatro a cinco semanas después de la inoculación y alcanzan su expresión completa en un par de meses. Las respuestas sintomatológicas pueden ser más lentas en el campo, pero generalmente se manifiestan en la vegetación durante el primer año después del injerto. LN 33 es otro indicador del mosaico de venas, que reacciona con bandas de venas de color verde pálido a amarillento.

El moteado de verano no induce síntomas en V. riparia o LN 33 (Woodham y Krake, 1983). Buenos indicadores son los cultivares europeos Sideritis, Cabernet franc y Mission, que exhiben un plumaje y bandas de venas típicos de verde pálido a amarillento. Los síntomas se desarrollan tanto en invernadero como en campo en la vegetación del primer año de las vides inoculadas.

La ausencia de moteado de verano se ha obtenido mediante la regeneración de vides a partir de ápices de brotes fragmentados cultivados in vitro a temperaturas entre 20 ° C (noche) y 27 ° C (día) oa una temperatura continua de 35 ° C (Barlass et al., 1982).

Barlass, M., Skene, K.G.M., Woodham, R.C. Y Krake, L.R. 1982. Regeneración de vides libres de virus mediante cultivo apical in vitro. Ana. Apl. Biol. 101: 291-295.

Krake, L.R. Y Woodham, R.C. 1978. Moteado de la vena de la vid, una nueva enfermedad transmisible del injerto. Vitis, 17: 266-270.

Legin, R. y Vuittenez, A. 1973. Comparaison des symptfmes et transmisión por greffage d'un mosaico nervaire de Vitis vinifera, de la marbrure de V. rupestris et d'un afecto nécrotique des nervures de l'hybride Rup-ber 110 R. Riv. Patol. Veg., 9 (supl.): 57-63.

Woodham, R.C. Y Krake, L.R. 1983. Una comparación de las enfermedades del mosaico venoso y del moteado de la vid en verano. Vitis, 22: 247-252.

Resumen: detección de mosaico de venas y moteado de verano

TRANSMISIÓN DE INJERTO
Indicadores

Vitis riparia (mosaico de venas), Vitis vinifera CV. Sidentis,
Cabernet franc (moteado de verano)
No plantas / ensayo
3-5 esquejes enraizados
Inóculo
Astillas de madera, yemas individuales, palitos de yemas, puntas de brotes
Temperatura
22 ° C (injerto verde) o condiciones de campo
Síntomas
Manchas cloróticas y mosaico verde a lo largo de las nervaduras, deformación de la hoja en 4-6 semanas.

Se desconoce el agente causal.

DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA

El mosaico de asteroides fue identificado por primera vez por Hewitt y Goheen (1959) en California y más recientemente en Grecia (P.E. Kyriakopoulou, comunicación personal).

No se conoce ningún host alternativo.

En las hojas están presentes manchas translúcidas con forma de estrella y venas laterales fusionadas centradas entre las venas primarias del limbo. Las hojas también son asimétricas y arrugadas (Figura 117). Las vides enfermas son débiles y dan poco o ningún fruto.

No se conoce ningún vector. La propagación se produce a través de material de propagación infectado.

Las vides infectadas son sintomáticas y pueden identificarse en el campo.

De cuatro a ocho semanas después de la inoculación del injerto a Vitis rupestris St George, se desarrollan bandas estrechas de color amarillo crema en las venas principales de las hojas (Figura 118). Las hojas están distorsionadas y son pequeñas (Hewitt et al., 1962).

No hay información disponible.

Hewitt, W.B. Y Goheen, A.C. 1959. Mosaico de asteroides de vides en California. Fitopatología, 49: 541.

Hewitt, W.B., Goheen, A.C., Raski, D.J. Y Gooding, G.V. 1962. Estudios sobre virus y enfermedades similares a virus de la vid en California. Vitis, 3: 57-83.

Resumen: detección de mosaico de asteroides

TRANSMISIÓN DE INJERTO
Indicador
Vitis rupestris San Jorge
No plantas / ensayo
3-5 esquejes enraizados
Inóculo
Astillas de madera, cogollos individuales, cogollos
Temperatura
Condiciones de campo
Síntomas
Bandas de color amarillo crema a lo largo de las nervaduras del indicador y deformación de la hoja en 6-8 semanas.

A. Caudwell y G.P. Martelli

La flavescencia doré (FD) es causada por un organismo similar al micoplasma (MLO)

DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA

La enfermedad se registró por primera vez en 1954 en el suroeste de Francia (Armagnac), desde donde se extendió a otros distritos vitivinícolas del sur de Francia continental, Córcega y el norte de Italia (Caudwell y Larrue, 1986). Área de los lagos de los Estados Unidos, hogar de su vector, donde ocurre una enfermedad similar en Vitis vinifera (Caudwell y Dalmasso, 1985 Pearson et al., 1985).

No se conoce ningún otro huésped natural que no sea la vid.

Los síntomas suelen aparecer a finales de la primavera. El crecimiento se puede reducir y los entrenudos se acortan. Las hojas tienen márgenes enrollados hacia abajo y los brotes pueden exhibir una condición caída debido a la maduración irregular de la madera (Figura 119) y la falta de fibras de floema. A medida que avanza la temporada, la gravedad de los síntomas aumenta: el enrollamiento de las hojas se vuelve más intenso y las láminas se decoloran, volviéndose amarillas en los cultivares de frutos rojos (Figuras 120 y 121) o rojas en los cultivares de frutos rojos (Figuras 122 y 123). . La necrosis a lo largo de las venas principales puede desarrollarse en otoño. Los entrenudos pueden mostrar pústulas negras (Figura 124) y, a veces, hendiduras longitudinales de la corteza. La cosecha se reduce mucho. Las inflorescencias pueden secarse cuando aparecen los primeros síntomas. Si se forman racimos, las bayas se marchitan y se secan o caen al menor movimiento de la vid. Algunas cepas afectadas mueren, generalmente en el año siguiente a la infección. Los sobrevivientes se recuperan naturalmente y no muestran síntomas a menos que se infecten nuevamente. Las especies silvestres de Vitis americana están infectadas sin mostrar síntomas.

La enfermedad es transmitida en la naturaleza por Scaphoides titanus (= Scaphoideus littoralis), una especie de saltahojas estrictamente ampelófaga (Figuras 125 y 126) que en Europa prospera en el sur de Francia, Córcega, el sur de Suiza y el norte de Italia. Esta saltahojas pone huevos en la corteza de madera de uva de dos años y tiene cinco estadios larvales y una sola generación por año. La propagación local se logra eficazmente mediante el vector, mientras que la propagación a larga distancia se realiza a través de material propagativo infectado.

La detección se basa en la observación de los síntomas de campo en verano u otoño.

IDENTIFICACIÓN
Indexación por transmisión de injerto

El indicador más sensible es la variedad híbrida Baco 22A (Noah x Folle blanche). Tanto el injerto de yema de viruta como de hendidura son adecuados para la inoculación. Los indicadores injertados muestran síntomas en dos o tres meses. Los síntomas son los mismos que los que muestran las plantas infectadas naturalmente en el campo, es decir, retraso en el crecimiento y enrollamiento hacia abajo y coloración amarillenta de las hojas. Aramon, Chardonnay, Sangiovese y Alicante Bouchet son otros cultivares sensibles que también pueden utilizarse como indicadores.

Transmisión por vectores

Los adultos y las larvas de S. titanus transmiten fácilmente el agente patógeno a la haba (Vicia faba) cv. Aria en condiciones de invernadero. Se pueden obtener colonias de S. titanus colocando madera de poda de uva de dos años que contenga huevos y que se mantenga húmeda en una jaula alrededor de las enredaderas con vegetación (Caudwell y Larrue, 1977). Los saltahojas (cuarto o quinto estadio o adultos) se colocan en brotes de vid infectados durante tres a cuatro semanas, luego se transfieren durante una a dos semanas a plántulas de habas jóvenes (4 a 5 cm de altura). Las habas inoculadas se retiran de la jaula y se cultivan en el invernadero con iluminación artificial de 16 horas. Los síntomas que consisten en un crecimiento reducido y amarilleamiento y enrollamiento hacia arriba de las hojas acompañados de un aborto de flores progresivamente severo (Figura 127) se desarrollan en la parte superior de la planta dentro de dos a tres semanas.

Euscelidius variegatus, otra especie de saltahojas, se puede utilizar para transmitir el agente causal de la enfermedad (FD-MLO) de la haba a la haba, así como a otras especies de plantas como Vicia, Pisum, Chrysanthernum y Lupines especies y Vinca rosea. Desde E. variegatus no prospera en especies de Vitis, sus colonias se establecen y mantienen en maíz (Zea mais) o haba en condiciones controladas.

Para minimizar las reacciones inespecíficas en la identificación serológica de FD-MLO, se pueden utilizar antisueros para E. variegatus FD contra extractos de V. faba FD. Por el contrario, los antisueros para V. faba FD pueden usarse contra extractos de saltahojas FD, es decir, extractos de E. variegatus infectados criados artificialmente o S. titanus virulífero recolectado de vides enfermas en el campo.

ISEM. Las rejillas recién carbonatadas se recubren con una solución de 10 g / ml de proteína A en tampón fosfato 0,1 M, pH 7,2. Después de enjuagar en el mismo tampón, las rejillas se sensibilizan flotando en una gota de antisuero sin diluir contra E. variegatus FD, se enjuagan nuevamente en tampón y se dejan flotar durante 15 minutos en una gota de extracto de hoja de haba infectada que contiene 0.05 por ciento de Tween 20. Después de enjuagar a fondo con tampón fosfato que contiene 0,05 por ciento de Tween 20, las rejillas se fijan con glutaraldehído al 1 por ciento, se aclaran con agua destilada y se tiñen negativamente con molibdato de amonio al 2 por ciento. En muestras infectadas, los FD-MLO aparecen como vesículas. Se obtienen resultados similares utilizando un antisuero contra V.faba FD y extractos de chicharritas infectadas.

ELISA. Se trituran saltahojas individuales en 0,5 ml de tampón PBS y se colocan 0,1 ml del extracto en un pocillo de placa. Se añaden inmunoglobulinas de conejo anti-V faba FD. El conjugado es una IgG de cabra anti-conejo. Si se emplean extractos de hojas infectadas para ELISA, las IgG utilizadas son FD anti-saltahojas de conejo. Tanto los anticuerpos policlonales como los monoclonales pueden usarse satisfactoriamente en ELISA (Boudon-Padieu y Larrue, 1986 Boudon-Padieu, Larrue y Caudwell, 1989 Schwartz et al., 1989).

La propagación de la enfermedad se produce a través del material de propagación infectado y el vector. La yema de la uva asintomática puede albergar tanto los huevos del vector del colibrí como el agente patógeno. Por lo tanto, deben establecerse viveros y recolectarse material de propagación en áreas libres de la enfermedad o particularmente bien protegidas contra el vector. El vector se controla mediante: eliminación de huevos quemando madera de poda, tratamiento antes de la brotación con aceites activados por paratión (I 500 ml de una suspensión de 3% de paratión y 78% de aceite de parafina por 100 litros de agua) o una o dos aplicaciones químicas. contra los estadios 30 y 45 días después de la primera eclosión, seguido de otro tratamiento contra adultos en agosto.

Los FD-MLO pueden eliminarse de la madera infectada tratando las cañas inactivas con agua a 45 ° C durante 3 horas oa 50 ° C durante 45 minutos (Caudwell et al., 1990).

Boudon-Padieu, E. y Larrue, J. 1986. Diagnóstico rápido de la flavescencia doré de la vigne par le test ELISA sur cicadelle vectrice. Aplicación a las poblaciones naturales de Scaphoideus littoralis Ball. Confirmación de la presencia de la flavescencia doré en les Boыches-du-Rhône. Prog. Agric. Vitic., 103: 524-526.

Boudon-Padieu, E., Larrue, J. y Caudwell, A. 1989. ELISA y detección de transferencia puntual de flavescencia doré-MLO en vectores individuales de saltahojas durante la latencia y el estado de inoculación. Curr. Microbiol., 19: 357-364.

Caudwell, A. 1964. Identification d'une nouvelle maladie a virus de la vigne, la flavescence dorйe. Etude des phйnomиnes de localisation des symptфmes et de rйtablissement. Ann. Epiphytol. , 15(hors ser. l). 197 pp.

Caudwell, A. & Dalmasso, A. 1985. Epidemiology and vectors of grapevine viruses and yellows diseases. Phytopathol. Mediterr., 24: 170-176.

Caudwell, A. & Larrue, J. 1977. La production de cicadelles seines et infectieuses pour les йpreuves d'infectivitй chez les jaunisses a mollicutes des vйgйtaux. L'йlevage de Euscelis plebeja KBM et la ponte sur mousse de polyurethane. Ann. Zool. Ecol. Anim., 9: 443456.

Caudwell, A. & Larrue, J. 1986. La flavescence dorйe dans le midi de la France et dans le Bas-Rhone. Prog. Agric. Vitic., 103: 517-523.

Caudwell, A., Larrue, J., Volos, C. & Grenan, S. 1990. Hot water treatment against flavescence dorйe on dormant wood. Proc. 10th Meet. ICVG, Volos, Greece, 1990, p. 336-343.

Pearson, R.C., Pool, R.M., Gonsalves, D. & Goffinet, M.C. 1985. Occurrence of flavescence dorйe-like symptoms on "White Riesling" grapevines in New York, USA. Phytopathol. Mediterr., 24: 8287.

Schwartz, Y., Boudon-Padieu, E., Grange, J., Meignoz, R. & Caudwell, A. 1989. Obtention d'anticorps monoclonaux spйcifiques de ['agent pathogиne de type mycoplasme (MLO) de la flavescence dorйe de la vigne. Ann. Inst. Pasteur Res. Microbiol., 140: 311 -324.

Summary: flavescence dorйe detection

GRAFT TRANSMISSION
Indicators

Hybrid Baco 22A Vitis vinifera cvs Chardonnay, Aramon
No. plants/test
3-5 rooted cuttings
Inoculum
Wood chips, single buds, bud sticks
Temperatura
Field conditions
Síntomas
Stunting, leaf yellowing and necrosis (white-berried varieties) or leaf reddening and necrosis (red-berried varieties) 2-3 months or more after inoculation

OTHER TESTS
Serology (ELISA)
Molecular hybridization

G.P. Martelli and A. Caudwell

The causal agent of grapevine yellows (bois noir, Vergilbungkrankheit, etc.) is unknown, but it is thought to be a mycoplasma-like organism (MLO). Whether one or more different MLOs are involved in the aetiology of the disease is not known.

GEOGRAPHICAL DISTRIBUTION

Syndromes comparable to bois noir, one of the grapevine yellows originally reported from France (Caudwell, 1961), have been recorded from many European and Mediterranean countries (Germany, Switzerland, southern Italy, Romania, Yugoslavia, Greece, Israel). Similar diseases occur also in Chile, Argentina and Australia (see Caudwell, 1988). Whether and to what extent these diseases are related to one another has not been established.

No alternate hosts are known, although they are likely to exist in native flora (weeds and shrubs).

Symptoms are practically the same as those of flavescence dorйe, i.e. leaf rolling, yellowing or reddening of the leaves, necrosis along the veins, incomplete wood ripening, withering of berries and drying up of bunches (Figures 128 to 131).

Visual evidence strongly indicates that the disease spreads naturally in the field. Vectors are not yet known but are likely to be leafhoppers.

Infected vines are readily identified because of the symptoms shown, especially in summer, which is the best time for field surveys.

Although cv. Chardonnay is a sensitive indicator for certain of these diseases (e.g. bois noir), it may not be totally dependable for others. Vines can be infected by grafting but not by Scaphoideus titanus. The symptomatological reactions of cv. Chardonnay tally with field symptoms. Serological tests are not available.

No information is available.

Caudwell, A. 1961. Etude sur la maladie du bois noir de la vigne: ses rapports avec la flavescence dorйe. Ann. Epiphytol., 12: 241262.

Caudwell, A. 1988. Bois noir and Vergilbungkrankheit. Other grapevine yellows. In R.C. Pearson and A.C. Coheen, eds, Compendium of grape diseases, p. 46-47. St Paul, MN, USA, Am. Phytopathol. Soc.

Summary: yellows detection

GRAFT TRANSMISSION
Indicator

Vitis vinifera cv. Chardonnay
No. plants/test
3-5 rooted cuttings
Inoculum
Wood chips, single buds, bud sticks
Temperatura
Field conditions
Síntomas
Yellowing or reddening of the leaves and rolling of the lades followed by necrosis of the veins, usually within the first year after inoculation


Enfermedades

Viruses of grapes such as leaf roll and red blotch can also cause red leaves and result in reduced vine vigor, poor fruit set, reduced fruit quality, and early decline of vines. Since there is no cure available for viruses once vines are infected, the only way to cure the infected vineyard is rogueing out infected vines, and replanting with virus-tested planting materials from dependable nurseries. 3

Figure 7. Grapevine red blotch disease symptoms on Merlot. Note red pigment appearing randomly on leaf. Reddening from edges can be mistaken for K deficiency and rolling or curling at edge can be mistaken for leaf roll virus symptoms.

Grapevine leafroll disease symptoms typically appear around the onset of fruit ripening and spread as the season progresses. In red varieties, red to purplish discoloration is observed on interveinal areas of the leaf, but the veins stay green (Figure 4). In white varieties, the interveinal area will become pale green while the veins turn yellowish (Figure 5). In addition, downward cupping or curling from the edges is typical of leafroll symptoms (Figure 5). The discoloration of leaves will often develop randomly within the vine canopy. An upward or downward movement of the discoloration will not occur as it does with some of the nutrient deficiencies.

There are several viruses that can cause grapevine leafroll disease, and grapevine leafroll-associated virus-1 and -3 (GLRaV-1 and -3) can be disseminated by mealybugs or scale insects (Figure 6). Scouting for these vector insects can be done during the season (around bloom) by carefully examining the basal area of shoots and underneath the bark. Mealybugs can be managed through insecticide treatment(s), however recent research showed that even a small population of mealybugs could quickly spread grapevine leafroll disease.

Figure 8. Crown gall symptom at the graft union.

Grapevine red blotch disease is a recently recognized virus that has existed for a long time. As the name suggests, blotches of red pigment appear randomly on leaves of infected vines. It can be detected at any stage of vine growth in any part of a vine. It can easily be mistaken for potassium deficiency or leaf roll virus, especially when leaves cup or roll (Figure 7). Because of the recent recognition of the virus, there are ongoing efforts to understand how (or if) it spreads in vineyards. It is known that the red blotch virus can be disseminated through propagation and grafting with infected materials.

For the two viruses mentioned above and any other viruses, the vines will always be infected. Thus, it is recommended to obtain virus-tested materials from reputable nurseries when establishing a vineyard. Confirm that the nursery has virus-testing procedures in place such as Protocol 2010. 4 The materials from Protocol 2010 have been available since 2013, and availability has increased as more nurseries have adapted the protocol.

If you have propagated your planting materials from existing vineyards, or obtained materials from non-certified nurseries, consider sending a representative number of cuttings for virus-testing before planting. Typically, 7–8 young, matured leaves per vine, and 30–50 leaves per sample are sufficient, but communicate with the virus-testing lab (listed below) for their specific sampling protocol. When one of the vector insects and one of the grapevine leafroll-associated viruses (GRLaV-1 or -3) are present in your vineyard, management of the vector insect will be required to keep healthy vines clean of GLRaV.

Figure 9. A series of small crown gall formed under the bark of Merlot.

Crown Gall is caused by a bacterium Rhizobium ( = Agrobacterium) vitis and can be common in cool climates. Severe winters or temperature fluctuations in the early spring damage bark and vascular tissues and allow R. vitis to move into the vine cells and cause infection. 5 Typical symptoms are formation of galls on the trunk (Figure 8) however, these galls can be very small, and may be formed under the bark (Figure 9). Therefore, crown gall could be mistakenly identified as a nutrient deficiency, as red leaves resulting from the stressed vascular system are readily visible (Figure 10). Other wounding events, such as physical damage to the trunk by hitting it with equipment such as line trimmers, can also encourage the infection by R. vitis.

As with virus diseases, crown gall-infected vines are infected for life because crown gall bacterium is a systemic pathogen. Thus, management of crown gall is very difficult. Obtain clean plant materials (note: the procedure used in Protocol 2010 should considerably reduce the risk of R. vitis from the mother plant), and make sure to select varieties that suit your site. Cold tender varieties, such as Merlot and Tanat tend to have higher risk of crown gall than many others do. Moreover, stressed vines tend to be more cold tender, thus, proper viticultural practices such as site selection, crop load, and foliar disease management can lower the risk of crown gall. Having multiple trunks from above the graft union and hilling up to cover the graft unions during the winter months are other preventative strategies.


3. Downy Mildew (Plasmopara viticola)

This fungi vine disease can destroy grapes and vine vegetation. Between mid-May and late autumn, the aerial parts of the plant can become infected, particularly when the temperature is below 65°F. The symptoms are oil spots and a moldy cover or bright green spots found on the leaves. A white moldy cover is also found on the shoots and the inflorescences. The infection can also reach the berries, particularly the thriving ones, and cause them to dry out and look like raisins. They may also soften and turn a violet-brown color.

Chemical applications, such as fungicides, are used to control the fungus. Also, measures are taken to eliminate humidity and moisture around impacted plants. Drip watering systems and selective pruning to improve air circulation help to do this. Enclosed environments, such as houses or greenhouses, aid in reducing humidity and thus reducing the chance of this mildew from harming the grapevines.


Grape Leafroll Disease

Grape leafroll disease is more prevalent in vineyards than home plantings, but can have devastating effects, including the loss of 30 to 50 percent of yields. On red grape varieties, the leaves turn red. On white varieties, the leaves turn yellow. Both varieties exhibit cupping or downward turning of the leaves. The veins remain green. No chemical controls exist for leafroll disease, although treating aphids and scales through the use of pesticides may limit the spread of the disease. Plant certified disease-free plants and remove and destroy any infected plants.

  • Grape leafroll disease is more prevalent in vineyards than home plantings, but can have devastating effects, including the loss of 30 to 50 percent of yields.
  • On red grape varieties, the leaves turn red.

Questions & Answers

Question: I've tried leaving the yellow leaves on my large-leaf philodendron for several weeks now. As soon as I remove them, a new one turns yellow, as if there is some poison that needs to come out of the plant. This is also happening with my arrowhead plant. What is the cause?

Respuesta: If the plants in question are actively growing, they may simply be letting go of the least productive leaf on the plant to provide resources for new growth. If these plants are struggling it is likely an issue of too little light, or it is consistently getting too dry between watering.

Question: I applied a thin coat of vaseline on both sides of a leaf. After a few days, the leaf became yellow and fell off. Why does this happen?

Respuesta: Vaseline is a dense petroleum product that will severely affect transpiration if applied to foliage. If shining the leaves is the objective an actual leaf shine product is recommended, preferably one that is water soluble.

Question: If my corn plant has been overwatered, how long should I wait to water again?

Respuesta: Water the plant again when the soil moisture is minimal throughout most of the pot. In order to effectively check this, you may need to get a soil probe.

Question: What could cause muted yellow spots on green leaves of cane tree ?

Respuesta: Yellow or Rust-colored spots on the leaves of an otherwise healthy Dracaena can be caused by a build-up of soluble minerals in the soil this is common in older plants. It is helpful to add new soil to your plants grow pot. Check for roots that may be protruding through the drain holes on the grow pot, if any are found cut them back to the pot.

Question: My bamboo plant has only lived in water. Why are its leaves turning yellow?

Respuesta: If a plant has been grown and maintained hydroponically (in water), yellowing can be caused quickly by a lack of nutrient since no soil is available. If the “Bamboo” plant in question is a Lucky Bamboo, or a Bamboo Palm, another consideration would be Spider Mite. A Spider Mite infestation will cause yellow leaves and is common to both plants mentioned above.


Ver el vídeo: Faringitis - tipos, síntomas y tratamiento