Colecciones

Enfermedad de la roya del iris: aprenda sobre el control de la roya del iris en los jardines

Enfermedad de la roya del iris: aprenda sobre el control de la roya del iris en los jardines


Por: Mary Ellen Ellis

Las variedades de iris son muy apreciadas por sus llamativas flores, su gama de colores y su facilidad de cultivo. Estas alegres plantas perennes no son demasiado exigentes con las condiciones y recompensan a los jardineros con año tras año de flores. Al igual que con cualquier planta, los lirios tienen sus debilidades, incluido el desarrollo de manchas de óxido en el iris.

Conozca los signos de esta enfermedad y cómo manejarla para mantener sus plantas saludables.

Identificación de la enfermedad de la roya del iris

La oxidación del iris es causada por Puccinia iridis, una especie de hongos. La mayoría de las variedades de iris pueden verse afectadas por esta enfermedad que provoca un patrón de manchas oxidadas en las hojas. En última instancia, la infección puede matar las hojas y hacer que se doren y mueran, pero no mata toda la planta. Si puede controlar la enfermedad, el daño suele ser mínimo.

El principal signo de esta enfermedad son las manchas que tienen un color óxido en las hojas de la planta. Las lesiones de color marrón rojizo son de forma rectangular con una textura polvorienta. Pueden desarrollar un margen amarillo y aparecer en ambos lados de las hojas. Eventualmente, si hay suficientes manchas de óxido en el iris, una hoja se volverá completamente marrón y morirá.

Prevención y tratamiento de la oxidación del iris

El control de la oxidación del iris comienza con la prevención. Las condiciones que favorecen la enfermedad incluyen humedad y temperaturas moderadamente cálidas. La fertilización con nitrógeno excesivo también puede hacer que los lirios sean más vulnerables a la infección.

El hongo puede propagarse de una hoja y planta a otra y también invernar en material vegetal si las temperaturas se mantienen suaves. Eliminar y destruir cualquier material vegetal muerto en el otoño es importante para prevenir la enfermedad. También es crucial para detener la propagación del hongo si ya lo ha identificado. Retire las hojas dañadas y deséchelas. Además, nunca plante lirios en la misma área donde ha visto óxido anteriormente.

También es posible que desee tomar medidas para tratar el óxido en las hojas de iris si tiene una infección grave. Los fungicidas pueden ayudar a controlar la enfermedad. Pruebe los que contienen mancozeb, myclobutanil o chlorothalonil. Un vivero local o una oficina de extensión pueden ayudarlo a elegir un fungicida e instruirlo sobre el proceso de solicitud adecuado.

Este artículo se actualizó por última vez el


Una de las formas más fáciles para que su iris contraiga una enfermedad es a través de una herida abierta. Por lo tanto, use tijeras limpias para recortar el follaje marrón y cortar los rizomas en lugar de romperlos.

Pudrición del rizoma: Esto ocurre en la primavera y en climas muy húmedos y es la enfermedad del iris más grave. Normalmente comienza en la parte inferior del tallo y viaja hacia el rizoma, convirtiendo la planta en marrón, suave y maloliente. . El uso de estiércol fresco o un exceso de nitrógeno, junto con un drenaje deficiente, contribuye al desarrollo de la podredumbre blanda. Corte las partes afectadas y enjuague con 9 partes de agua por 1 parte de solución de lejía. La pudrición del rizoma rara vez mata una planta por completo si se toma la acción correcta de inmediato.

Hongo de pudrición de la corona: Provoca una pudrición en la base de las hojas donde se unen al rizoma y hace que se caigan. Se identifica por "semillas de mostaza" de color marrón rojizo que son producidas por el hongo. Recorte las hojas para permitir más luz solar y movimiento de aire a los rizomas, retire y destruya con cuidado todas las hojas enfermas.

Mancha foliar: Esto puede ser un problema durante la primavera y el verano y especialmente en áreas con clima húmedo. Comenzarán a aparecer pequeñas manchas marrones en las hojas. Esto no es nada de qué preocuparse, pero es desagradable. Las hojas afectadas deben recortarse para ayudar con la circulación del aire. La mejor solución es mantener las plantas libres de follaje viejo y tratar de que no se abarroten. Dado que los organismos patógenos hibernan en el follaje viejo, corte y destruya las hojas de las plantas infectadas en el otoño.

Quemar: Se reconocen más cuando las hojas se vuelven de color naranja / marrón brillante comenzando en la punta y parecen haber sido quemadas. Lo más probable es que esto sea el resultado de la falta de humedad o el hambre. A veces, las plantas se pueden salvar replantando en suelo fresco.

Sin Bloom: Las plantas que no hayan florecido en el mismo lugar deben moverse. Compruebe que estén recibiendo un mínimo de 6 horas de pleno sol al día. El iris debe tener un buen drenaje y no debe plantarse demasiado profundo.

Plante lejos de árboles grandes o edificios. Los iris necesitan una buena circulación de aire y luz solar directa.


Cómo hacer crecer el iris

El iris barbudo, el más popular de los lirios, es fácil de cultivar siempre que los plante en un lugar soleado con un suelo bien drenado. Plante los lirios a finales del verano, cuando hayan terminado de crecer activamente. Una diferencia importante de los lirios en crecimiento en comparación con otras plantas perennes: no les gusta el mantillo. Los mantillos (así como la siembra profunda) estimulan a los rizomas a que se pudran, así que deje que la tierra permanezca desnuda. Separe las plantas al menos a 12 pulgadas de distancia para evitar la necesidad de dividirlas con frecuencia.


Cómo cultivar la planta de iris de Louisiana

Como una planta perenne resistente, el iris acuático tiene zonas de resistencia del USDA entre 4 y 10. Esto les permite crecer en diferentes regiones independientemente del clima. Solo los climas helados detendrían este iris en seco. Aparte de eso, esta planta perenne crece en diferentes tipos de suelo y no requiere mucha experiencia de su parte. A continuación, le mostramos cómo cultivaría el iris de Louisiana en sencillos pasos.

  1. Una de las formas más fáciles de cultivar este iris es a partir de semillas frescas. Después de que las flores florecen, las semillas crecerán en vainas. Una vez que las vainas se vuelven amarillas, están listas para cosechar.
  2. Prueba las semillas con el agua para asegurarte de que estén buenas. Deshágase de las semillas que floten, ya que no germinarán.
  3. Coloque las semillas en un recipiente lleno de agua y déjelas en remojo durante unos tres días. Esto hace que sea más fácil despegar la capa exterior.
  4. Elija una olla de barro con muchos orificios de drenaje en la parte inferior. Dependiendo de la variedad que cultives, es posible que debas colocar la maceta en agua para que los agujeros sean necesarios.
  5. Prepara tu mezcla para macetas. Los expertos recomiendan que use estiércol podrido y arena en porciones iguales para obtener la mezcla perfecta para el iris.
  6. Cava un pequeño hoyo en el suelo y planta la semilla a una profundidad de media pulgada. Cubrir con tierra
  7. Riega la tierra asegurándote de que se empape completamente. Sabrá que está mojado cuando vea que sale agua por los orificios de drenaje.
  8. Coloque la maceta en un lugar sombreado y mantenga la tierra húmeda hasta que las semillas germinen.
  9. Las semillas tardarán entre 3 y 4 meses en germinar.
  10. Una vez que a las plántulas les crezcan las hojas, puedes llevarlas al aire libre. Guárdelos en un lugar protegido del viento frío.


Pudrición blanda bacteriana

La pudrición blanda bacteriana ingresa a las plantas a través de heridas causadas por el barrenador del iris, una plaga que ataca al iris. Las plantas infectadas con podredumbre blanda bacteriana producen un olor fétido y experimentan una pudrición del rizoma y las hojas. El mejor tratamiento para esta enfermedad consiste en eliminar los rizomas infectados. Excave la planta y separe los rizomas enfermos de la planta sana con un cuchillo afilado. Esterilice el cuchillo entre esquejes para evitar la propagación de la enfermedad. Se puede usar alcohol para frotar o una mezcla de 1 parte de lejía en 10 partes de agua para esterilizar el cuchillo. Vuelva a plantar las porciones sanas del iris, dejando el rizoma ligeramente por encima de la superficie del suelo. Si se planta demasiado profundo, el iris puede experimentar pudrición de la raíz. La aplicación de pesticidas combatirá a los barrenadores del iris y evitará futuros brotes de podredumbre blanda bacteriana.


Ver el vídeo: CLASE MUEFT OCT 2